Historias e histerias de un rollo de papel higiénico

El Tubo


Categorías:

Archivos:

<Diciembre 2014
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Documentos:


Blogalia
Blogalia

Servicio informativo del Tubbo y agradecimientos



Última actualización de Tubo Visión Especta-Cular


Tras el enorme fiasco del ofrecimiento de Arturios quien, en cuanto probó el sabor de mis deposiciones en "EL RINCÓN DEL TUBBO" que el mismo me había reservado en su blog, decidió cual ratita histérica borrar todas mis performances he debido vagar como alma en pena de comentarios en comentarios de la retretesfera hispana, a la espera de que el nivel de mierda fuese lo suficientemente suculento y espesito como para alimentar a la bestia concupiscente y lasciva que llevo dentro.

La espera ha sido larga y dura pero, gracias a determinados "intelectuales" del todo a 100% del Manifiesto chino de la esquina, he podido leer estos días una cuantas frases, que se han convertido automáticamente en merecedoras del registro ad eternam en



Finalmente, deseo dar las gracias, para que no se me tilde de maleducado, a todos los participantes en la trifulca y animarles desde este modesto servicio (¡eso sí!, con tocador de señoras incluído) a que no cesen en su empeño por llenarlo todo todito de mierda (en especial de la revisionista y fachosa, que es la que peor huele).

Buena estancia y mejor desenlace.



2005-11-24 16:26 Tubbo | Categoría: | 2 Comentarios | Enlace

Servicio informativo del Tubbo y agradecimientos



Última actualización de Tubo Visión Especta-Cular


Hacía tiempo que mantenía cerrado mi servicio de informativos y de actualizaciones.
Según las malas lenguas, una terrible enfermedad, probablemente de transmisión sexual, me habría mantenido alejado de estas letrinas de la blogosfera hispana.
Sobra decir que no es enfermedad sino que la hinchazón natural de mi glande ha debido contribuir a la confusión general sobre mi estado de salud.

Y aclarado este particular, debo agradecer a un buen amigo blogalita (al que se conoce como el GNU-flexo-dista) el que me haya hecho ver que mi presencia sigue siendo muy pero que muy querida y necesaria.

Quiero, igualmente, agradecerle el espacio que, bajo el título genérico e intimista de "EL RINCÓN DEL TUBBO" me ha cedido en su blog, con el fin de paliar mi inactividad.

Así, por consiguiente, gracias a Arturios, si Dios quiere y si Santa María, en su virginidad infinita, lo permite podrán ustedes encontrar, a partir de ahora, mis deposiciones en
-. Performance I"


Espero que sean de su agrado aunque les aventuro que el placer ha de ser siempre mío.

2005-03-01 01:00 Tubbo | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

Servicio Informativo del Tubo

2003-12-05 00:26 Tubbo | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

Servicio Informativo del Tubo



Última actualización de Tubo Visión Especta-Cular


-. Blogalia, Blogalia... ¡tenemos un "pobrema"

o también
-. Blogalia, Blogalia... ¡tenemos un "pobrema"

2003-10-02 16:49 Tubbo | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

Servicio Informativo del Tubo


Última actualización de Tubo Visión Especta-Cular


-. Cuando la endogamia se disfraza de ridículo

2003-08-29 07:10 Tubbo | Categoría: | 2 Comentarios | Enlace

Servicio Informativo del Tubo


Última actualización de Tubo Visión Especta-Cular


-. Hola a la ola de calor, también en las fiestas de Bilbao

2003-08-20 05:12 Tubbo | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

Servicio Informativo de Tubo Visión Especta-Cular


Última actualización de Tubo Visión Especta-Cular


-. ¡Viva la juerga!


2003-08-19 04:08 Tubbo | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

Servicio Informativo de Tubo Visión Especta-Cular

2003-08-16 03:07 Tubbo | Categoría: | 0 Comentarios | Enlace

Tubocarta de ajuste

TVE - Tubo Visión Especta-Cular se traslada a Blogspot. Pincha encima y serás teletransportado en un abrir y cerrar de esfinter

Ahora el_Tubbo en Bogspot y en Blogia



2003-08-04 10:14 Tubbo | Categoría: | 1 Comentarios | Enlace

Cierre y Despedida

Despedida y cierre es el mensaje con que toda cadena de televisión, que se precie, anuncia tradicionalmente el final de la emisión de la programación diaria.

En el caso que nos ocupa he decidido invertir el orden de los términos lo que, contradiciendo la conocida regla matemática, en este caso sí que altera el producto.
Me explicaré.

Lo de hoy no es una Despedida y Cierre a la usanza tradicional, en la que al día siguiente uno regresa con nuevos contenidos y con historias que contar a los amigos. No, señores y señoritas. En este caso el Cierre es impuesto como definitivo y la Despedida un imperativo administrativo por el que el Tubbo cierra su emisión en Blogalia y se traslada a Blogspot.

Libertario y disolvente se va partiendo el pecho el muy insolenteResulta que para los gestores de Blogalia el Tubbo es un desconocido y en Blogalia solamente tienen cabida los amigos del administrador. La conclusión es obvia. El Tubo no hace amigos de conveniencia y dado que, por ser de carácter libertario no quiere identificarse, ha sido declarado sin papeles en esta casa, se larga como vino: por la puerta de atrás y sin meter ruido.

El haber visto como se me privaba de la clave de acceso al blog durante una semana (lo que francamente me ha mosqueado un tubo) y el haber leído la declaración de non gratitud por parte del administrador de Blogalia constituye una razón de peso para decidir recoger mis rollos de papel, el resto de mis bártulos higiénicos y emprender una nueva etapa en http://Tubbo.blogspot.com


Esto, esto es to-todo amigosHabía una vez un amable y gangoso cerdito que, cada vez que terminaba su función, se despedía con un:
"Esto, esto es to-to-todo amigos".
Desgraciadamente, ha llegado el momento de que un modesto servidor deba hacer suya tan afamada despedida.

El motivo real es lo de menos. Ya apenas importa cual haya sido la verdadera motivación para que se me considere como papel de deshecho al que se tira por el sumidero del retrete.

Debo confesar que de Post en Post he ido tomando cariño al huequito en el que había asentado mis posaderas; un espacio que paulatinamente había ido creciendo en visitas (964 según mi Nedstat) y que ahora languidece víctima de la inactividad impuesta por el cierre preventivo. Sinceramente lo siento. Siento no caer bien a los capullos y que esto me haga perder la posibilidad de expresar libremente mis ideas. Pero un servidor es así y no creo que a estas horas esté para aceptar demasiados cambios.

Espero sinceramente, de quienes me han venido leyendo, que sepan disculpar esta carencia de mi carácter, que me impulsa a enfentarme al poder sea cual sea la forma desde la que pretenda establecer sus imposiciones, y que asuman el desplazamiento a mi nueva morada, en la que no ahorraremos diversión.

Bien. El caso es que no pretendo que este último post en Blogalia sea otra cosa más que el aviso para navegantes de la Crónica de un Cierre anunciado. No le busquen más vueltas al mismo. Ya saben que todo es producto de su mente. Sencillamente, un servidor de ustedes no reúne los requisitos necesarios para que le otorguen la categoría de ciudadano blogalita y, expulsado por paria y por sin papeles, debo partir hacia un nuevo antro en el que dar una patada en la puerta y "Okupar" alguna de sus habitaciones; un lugar desde el que seguir desbarrando contra todo aquél que haga méritos suficientes para merecer una buena restregada de papel higiénico.

Antes de partir, quiero agradecer las muestras de cariño y apoyo que he recibido estos días; una solidaridad proveniente de 27 nuevos amigos que por inexperada y oportuna nunca podré agradecer lo suficiente. Para todos ellos, por haber estado ahí preocupándose de lo que acontecía mi más sincero agradecimiento y la promesa de seguir dando el Tubo mientras quede cuerda para ello.

Por último, para todos esos personajillos, que me han hecho llegar sus anónimos insultos a través del comentario de algún post o en cada uno de esos cuatro e-mails que conservaré como oro en paño de la intolerancia, solamente decirles que yo también les aprecio por lo menos tanto como ellos a mí y que aprovecho esta oportunidad de mi despedida de Blogalia para decirles:

Para mis anónimos detractores


¡Yo en la vuestra mucho más!


2003-08-04 08:19 Tubbo | Categoría: | 11 Comentarios | Enlace

Demuéstrelo: ¿es usted una persona atenta?

Hoy el Tubo está juguetón y de buen rollo -no he tenido que limpiar demasiados culos y me encuentro descansado- así que, por esta vez y sin que sirva de precedente, nada de histerias ni de historias de esas que ponen el dedo en la llaga ajena (la propia ni tocarla ¡eh!).

La idea que hoy quiero proponerles es muy sencillita.
Casi todo el mundo farda de ser más listo que nadie, más atento que los compañeros, mejor tipo que el monitor de natación de su señora, menos capullo que los jefes -lo que no suele ser muy difícil-, más inteligente que el inventor del C.I. y "más avispao qu' el propio hambre".
Pues bien señores y señoritas, ¡basta de fardar en vano! ¡Pasen, tómense su tiempo y demuéstrenlo!

En la preciosa foto que hoy les traigo -robada de la cartera de un cliente-, se puede ver a un par de cazadores missoureños, disfrutando de una alegre conversación, en compañía de sus mascotas.
Sin embargo, hay un pequeño detalle que no cuadra del todo bien en esta bonita historia.

Lo que les propongo es que lo descubran y lo escriban dentro de ese apartado que tienen ustedes, a su entera disposición, para evacuar sus comentarios.
Eso sí, ¡no vale hacer trampitas, mirando qué es lo que han escrito los demás!

Cazando patos


A ver qué me cuentan.


2003-07-23 20:41 Tubbo | Categoría: | 32 Comentarios | Enlace

¡A hostias con los niños!

- "Niño, deja ya de joder con la pelota" -escribió y cantó un día el inspiradísimo Serrat

- "Niño, que eso no se hace, que eso no se dice, que eso no se toca" -prosiguió con su métrica de poeta.

Lamentablemente, lo realmente sustancial y pertinente se lo dejó en el cesto de las letras jamás escritas; de esas que por prudencia, por ser correcto o, sencillamente, por miedo a despertar reacciones furibundas en cualquier colectivo, más o menos desorganizado, de esos que se sienten aludidos y molestan por cualquier chorrada, es preferible dejar sin parir.

Ustedes, como es natural, no tendrán, a estas alturas de la historia, la más mínima idea de a qué me estoy refiriendo, a pesar de que, por ser personas inteligentes (hay que serlo sobremanera para leer, aguantar estas empapeladas que les meto y tener ánimos aún para venir a por más) es muy probable que el título de este rollo higiénico de hoy les haya dado una pista.

Pues efectivamente, ¡botellita y coco para los caballeros y cajita de preservativos, con sabor a plátano de Canarias -como naturalmente tiene que ser- para las señoritas! Me estoy refiriendo a la metacarpioterapia, esa disciplina "educativa" que aún se sigue aplicando, con fruicción todo sea dicho, a todo aquel infante que sea merecedor del tan subjetivo adjetivo de díscolo.

La historia de hoy comienza con un tipo feote, bruto cual rocín de pocas luces e inusualmente prepotente. Un tipo bigotón, con cara de muy malas pulgas, que, mientras zarandeaba a un chavalín de unos cinco años, amenazando con dislocarle el hombro, con la palma de la mano libre abofeteaba los cachetes del pelón hasta ponerlos rojos como la pulpa de una sandía recién abierta.

Bizarro abusador y violento maestro- "Para que aprendas a respetarme" -gritaba el furibundo hijo de la gran puta, entre cachete y cachete.

- "A ver si aprendes a obedecer a la primera, cuando se te dicen las cosas" -amenazaba el animal, mientras seguía dándole unas toñejas que, afortunadamente, se iban espaciando cada vez más.

El pobre crío gemía y trataba de esconder la cara ante el aguacerro de tortazos que le estaba cayendo.

- "Hombre no sea usted tan bruto con el pobre chaval" -se atrevió a recriminar por lo bajito una de las señoras, que observaba atónita la escena.

Y el mal nacido, con mirada desafiante y mientras soltaba un último cachete, como para remarcar su propiedad sobre el chavalín, contestó: "¡métase en sus asuntos señora!" para, a continuación, llevarse a rastras al crío, meterlo en el coche de un empujón, cerrar la puerta de golpe y salir escopetado hacia el mundo de mierda del que seguramente había salido para pasar un agradable domingo de playa.

Me sobresaltó el descubrir que el impulso inmediato que me asaltaba, ante aquel abuso, era el de saltar al cuello de la bestia y liarle un par de soplamocos, que le hiciesen ver lo agradable que resulta recibir tortas. Sin embargo, la estupefacción de todo el desagradable espectáculo fue mayor y no supe llevar a la práctica, con suficiente rapidez, la idea que, tan sólo unos segundos antes de que el tipo emprendiese la huída, había cruzado por mi cabeza.
Se pueden imaginar el mal tubo que a uno se le queda en el cuerpo cuando le convierten en espectador involuntario de una historia así y siente además que no ha sabido reaccionar ni a tiempo ni adecuadamente.

Como no conozco el nombre y los apellidos del desgraciado cacheteador y como tampoco llevo encima una máquina que, cual Osito de Peluche, me hubiese permitido inmortalizar la agresión y el careto del mal nacido agresor, debo conformarme con contar esta historia de domingo triste y dejarla aquí expuesta para público escarnio de quienes aún desarrollan semejante tipo de conductas.

Para otro día quedarán las reflexiones profundas sobre lo inadecuado de aplicar un castigo físico con intención formadora o educativa (la deformadora no seré yo quien se la niegue).
Para otro día dejaremos eso de que el castigo tan sólo es efectivo para producir o inhibir conductas en presencia del agente que lo aplica.
Para otro día quedará el exponer que la agresión solamente genera en el niño conductas agresivas y el aprendizaje de la certeza de que la agresión y la violencia están justificadas como mecanismos para el logro de determinados objetivos.
Para otro día trasladarémos el explicar que la agresividad, la conducta antisocial y el abuso infantil y familiar en la madurez tienen, en muchos casos, un origen en las golpizas recibidas durante la infancia.
Para otro día, finalmente, dejaremos el denunciar a quienes, en virtud de su agresividad, piensan que con el ejercicio de la violencia pueden imponer sus objetivos, sus puntos de vista y sus ideas al conjunto de la sociedad.

Por hoy me contentaré con lo escrito y con pensar que a Serrat se le quedó en el tintero lo más importante de la historia:

- "Niño deja de joder con la pelota o el hijo de puta de tu papá te matará a Hostias".


Monstruo violento y maltrato infantil

¿FIN?


2003-07-21 07:26 Tubbo | Categoría: | 7 Comentarios | Enlace

¡Eyaculad malditos!

Lo dicen los expertos y ya se sabe que, en estas cosas, hay que hacer caso a quien más sabe.

Tantos y tantos años la Iglesia Católica Apostólica y Romana (ICAR) diciéndonos, por activa y por pasiva, que si uno se la tocaba demasiado -la pilila- se le acabaría cayendo a cachos y disolviéndosele la médula espinal y resulta que ahora vienen los expertos esos, diciendo que los hombres tienen que darle aunque sea a la zambomba, con lo que le quitan la razón a los curitas, que en eso de tocársela seguro que saben más que ellos. Pero dejen que les cuente.

Resulta que hoy ha entrado un tipo en mi WC con la revista 'New Scientist' en la mano y, entre hojeada y hojeada, he podido leer un estudio en el que se alababa "el efecto preventivo de la eyaculación sobre el desarrollo del cáncer de próstata en edades avanzadas". Resulta que los autores del estudio - de Melbourne ellos- afirman que quienes más eyaculan entre los 20 y los 50 años tienen menos probabilidades de sufrir cáncer de próstata, por lo que es conveniente hacerlo aunque sea masturbándose -y ojo que en esto del pajeo los australianos dicen las malas lenguas que tienen memoria histórica.

¿No les parece magnífico? Tantas y tantas generaciones reprimiendo el toqueteo y aumentando con ello inconscientemente el gasto sanitario y resulta que lo que hay que hacer es sencillamente: ¡eyacular, eyacular y eyacular! y ¡cuanto más mejor!

La explicación que dan los expertos a todo esto no podía ser más natural y de sentido común; y es que todo aquello que no se limpia bien se acaba estropeando y dejando de funcionar.

Pero señores míos, ¿es que acaso no lo dejaba bien claro el sargento chusquero cuando obligaba a toda la compañía a que limpiasen bien el arma? ¿Acaso no insistia en poner especial cuidado en limpiar y engrasar correctamente el cañón del chusco? ¿Acaso no solía él mismo ir todos los fines de semana a que le hiciesen una buena limpieza?

Carcinoma de próstataPues no señores, resulta que todas estas sabias lecciones, por mor de un puritanismo religioso mal entendido, no han servido de nada.
Tantos y tantos años de dictadura castrense y resulta que, merced a la facción religiosa del movimiento (iba a escribir alzamiento pero podría ser mal interpretado), sólo sirvió para que nos castrasen religiosamente y que ahora, con el paso de los años, tengan que venir unos australianos a decirnos que hay que vaciar los conductos si no queremos que se nos descomponga el semen retenido y nos deje la próstata hecha unos zorros (ver foto).

Dicho todo lo cual, el Tubbo les recuerda que, como dice la máxima latina, Semen retentibus venenum est. Así que cuidadín con reterner las ganas que más vale un buen dolor de testículos, por exceso de trabajo fornicador, que una próstata descojonada por defecto de ello y que, encima, todo el mundo se ponga a murmurar que uno bombea poco -ya saben ustedes como es la gente.

Pues eso.

¡Eyaculad malditos!, aunque sea pagando, que os va la salud en ello y la buena reputación.


2003-07-18 21:37 Tubbo | Categoría: | 13 Comentarios | Enlace

¡Es usted un desgraciado, señor mío!

¡Tranquilos, tranquilos señores y señoritas!
Ahora no puedo explicarles de qué va esta historia de hoy, pues tengo un tipo gordo que no hace más que petardearse en mis narices y tirar de mi canuto, para arrancarme trozos de piel con los que acariciar sus inmensas posaderas.
En cuanto acabe con mi despiece, les prometo que hablaremos de quien es ese señor tan desgraciado.

*Se me olvida decirles que el tipo que me tortura -muy conocido como encarnación del cutrerío apatrullante patrio- está sudando como un verdadero cerdo, así que mucho me temo que tendrá para rato antes de que me permita entrar en otra materia menos fungosa.
.................

Bueno, ahora que, finalmente, acabó este buen hombre con su cagalera y liberó mi existencia -de igual modo a como otros liberan enanitos de jardín o magníficos libros, sólo que en esta ocasión en un lugar mucho más fragante pero indeciblemente menos agradable que un bosque de Boulogne- puedo proponerles, que si les parece, nos metamos en materia.

Como les decía al principio, hay un tipo que se ha hecho merecedor del desprecio tubero y de que le espetemos al rostro:

Mientras apatrulla la ciudad, Torrente dice: ¡Es usted un desgraciado, señor mío!

¡Es usted un desgraciado, señor mío!

Les adelanto, que no pretendo largarles hoy ningún rollo sobre nuestro querido amigo Borjamari ni sobre sus de sobra conocidas excelencias o indecencias críticas (ya sabemos que la realidad de sus escritos se percibe y cuenta según sea la capacidad crítica de quien los lea o la implicación emocional derivada de sentirse blanco de su viperina y afilada lengua -estoy por apostar que el tipo disfruta con estos dos calificativos que acabo de dedicarle).

Pues bien, ¡señores y señoritas! hoy lo único que pretendo es recoger, en la portada de este Ciego Universo Tubo, un asunto que, a pesar de mi habitual tolerancia ante el humano excremento, ha herido profundamente mi corazoncito de cartón en espiral, haciéndole dar vueltas, de forma totalmente descontrolada, en torno al eje de mi dispensador de papel higiénico.

Esta misma madrugada, una nueva amiga, bautizada como Carmeliya, dejaba escrita, en los comentarios de esta bitácora, dedicada a la higiene íntima de la realidad cotidiana, una historia realmente impresionante tanto por su humanidad como por la sinceridad que rezuman sus palabras.
Me gustaría agradecerle el que se haya decidido a compartirla con este su humilde servidor y el que haya confiado, para secar sus lágrimas, en la fragancia, resistencia y absorción de mis células de celulosa.

Carmeliya demuestra ser una mujer bien educada, una mujer que hasta se disculpa por haber llegado a estas páginas, tal y como reconoce ella misma "por mero azar". Lo que desconoce Carmeliya es que, por el mero hecho de haber arribado a ella (no importa el modo ni el medio), esta es ya su casa y que, precisamente por estar necesitada de alguien que la escuche disponemos que tenga aquí su tribuna:

Perdona, he cogido esta página al azar. Estoy enormemente triste. Ayer, porque son las tres y pico de la madrugada fue mi santo. He recibido un montón de llamadas, pero yo sólo esperaba una, y ésta no ha llegado. He tenido un día de perros, trabajo mañana, tarde y casi noche. Un compromiso posterior me ha hecho llegar a casa tardísimo. Mi única esperanza era recibir un mail, que al abrir mi correo hubiera una felicitación. Mi santo no es un santo cualquiera. No porque sea mío, es uno de esos días que todo el mundo sabe. Él además tiene una hermana que se llama así.
¿ No ha sido suficiente la humillación de dejarme porque se ha enamorado de otra? ¿ Por qué las mentiras de " siempre serás especial para mí? ¿Por qué ese " nena tú vales mucho"? Si me hubiera felicitado habría sabido que hoy, durante el breve espacio de tiempo que dura escribir un mail, había pensado en mi. Ahora me queda el dolor de la duda. Ni siquiera puede reconfortarme la consciencia de que su pensamiento se ha acercado a mi. No voy a decir que "puedo escribir los versos más tristes esta noche", porque ya los han escrito. Pero en este momento pienso que se escribieron para mi. Siento la paliza que acabo de dar, quizá también que quizá sea una página que nada tenga que ver con lo que he escrito. Pero, anónimo destinatario, me reconforta pensar que he lanzado mi queja al espacio y que quizá haya alguien que se compadezca de mi y, al menos por un momento, me tenga en su pensamiento. Gracias.


Como pueden ver amigos y enemigos, Carmeliya se encontraba realmente triste; no triste de boquilla, como todos esos snobs que van por la vida con cara de dar pena y quejándose de cuanto les duele la miseria propia y ajena, sino profundamente apenada y, lo que es mucho peor, dolida como persona y como hembra. Así que este humilde Tubbo ha decidido subir a la categoría de historia su sencillo comentario (uno de los mejores, por la sinceridad con que expone sus necesidades y sentimientos, de los que he podido encontrar hasta el día de hoy en el Universo Blogotúbico).
Yo ya lo he hecho y, aunque no deben ustedes sentirse obligados a ello (ya sabemos que en este puñetero mundo cada cual va a su bola) les pediría que se sumen a las felicitaciones que considero se merece tanto por su cumpleaños como por haberse librado de ese desgraciado capaz de olvidarse de una buena amiga.

Por cierto Carmeliya, el tipo gordo, cuyas ventosidades y malos modos he soportado estoicamente -ese mismo que se encuentra sentado al volante de su descapotable-, me ha dicho, en cuanto se ha enterado de tu historia: Tubbo dile a esa chavalota que no es mentira eso de que las nenas como ella "valen mucho". Ese tipo, que no le ha felicitado por su onomástica, es realmente un pobre desgraciado, incapaz de saber como mantener una amistad que no merece. Además, la policía no es tonta y sabemos de buena tinta que:

Cuando nació, el doctor fue a la sala de espera y le dijo a su padre: "hicimos lo que pudimos ..... pero salió"
Su padre, a continuación le cogió en brazos y acto seguido le tiró al techo y dijo: "Si se queda pegado, es un murciélago o un enorme pedazo de mierda"
Su madre nunca le dio el pecho porque decía que sólo le quería como amigo.
Su padre mantuvo en la cartera la foto del niño que ya venía en la cartera.
Se dio pronto cuenta de que sus padres le odiaban: sus juguetes para la bañera eran una tostadora, una radio y un horno microhondas.
Cuando era pequeño le regalaron un caballito de madera... y se murió.
Una vez se perdió. Le preguntó al policía si creía que iban a encontrar a sus padres. Le contestó: "no lo sé, chaval......hay muchos sitios donde se pueden haber escondido".
Trabajó en una tienda de animales. La gente no paraba de preguntarle cuánto iba a crecer ni si podían darle cacahuetes.
Cuando le secuestraron, los secuestradores mandaron a su padre un trozo de dedo. Su padre contestó que quería que le diesen mas pruebas.
Una vez se encontré con las autoridades sanitarias. Le ofrecieron un cigarrillo y una copa de coñac.
El último deseo de su padre moribundo fue que se sentara en su regazo. Estaba en la silla eléctrica.
Un día le llamó una chica a casa diciéndole: "ven a casa, no hay nadie". Cuando llegó a su casa efectivamente no había nadie.
Una vez ingirió un frasco entero de tranquilizantes. El doctor le dijo: "tómese una copa y acuéstese un poco".
Su psiquiatra le dijo que le estaba volviendo loco. Yo le dije que quería una segunda opinión. "De acuerdo, también es usted feo, tonto y, como bien dice el Tubbo, un desgraciado".
Una vez se fue a suicidar tirándose desde un décimo piso. Mandaron un cura para ayudarle. Sus palabras de ánimo fueron: "preparados, listos....".


Bueno, ya se sabe que los chistes del brazo tonto de la ley nunca han sido brillantes pero lo que cuenta es la buena intención.


2003-07-18 08:29 Tubbo | Categoría: | 5 Comentarios | Enlace

¡He aquí a la culpable de mi desgracia!

La tentación surge en cualquier esquina


Con tentaciones como esta ¿como no se va a gastar rápido el papel que reviste mi desnudez?

Así que, si encuentran en su camino a esta señora de amable rostro les ruego encarecidamente que ¡no hagan caso de sus chanzas, ni de sus ofrecimientos!
Bajo ese bondadoso rostro se oculta una genuina Jezabel, una falsa maestra, que les llevará a su perdición, por el camino del colesterol, y a la mía por el del retrete.

2003-07-16 21:59 Tubbo | Categoría: | 8 Comentarios | Enlace

Borjamari nos confunde

Tal que así debemos reconocerlo. Sin más rodeos. Sencillamente ¡Borjamari nos confunde!

Como a Dinio las guayabas, que se las comería todas si le dejasen, a un servidor este tipo, señores y señoritas, le nubla el entendimiento y, tal parece, que no soy el único en perder los papeles ante su sangriento aguijón. Claro que a mí me nubla el entendimiento de puro deseo por rebañar las heces, derramadas por sus obscenas críticas, de mera sed por ser digno de poder acariciar suavemente sus posaderas con el tacto de mis cuartillas; mientras que, al resto de los Blogoterráqueos (se sabe de buena tinta de calamar que hay entes en Marte y Europa, que también postean frenéticamente en algo similar a la Blogocosa, pero que, merced a su lejanía, aún están a salvo de las críticas de Borjamari) sencillamente se les nubla la vista por el hervor de la sangre, que les produce los comentarios de este nuevo Rey del Post en Post.

Pero, ¿qué me están diciendo? ¿Que no saben aún quien es Borjamari? Pero, señores y señoritas, ¡un poco de seriedad! ¿Como es eso posible? Pero si a estas horas ningún habitante del Universo Tubo civilizado -ese que postea cuasi a dario y no de tanto en ciento o de Pascuas a Ramos (lo que está muy mal visto)- desconoce la existencia y la enorme insistencia de este sujeto por alterar los nervios del personal.

Borjamari, señores y señoritas, es, sencillamente, "dinamita p'a los pollos", "pimienta de cayena en la boca", "puritita guindilla picante en el ojete" de todos aquellos a quienes no les gusta la incorrección en las relaciones sociales ni las críticas adversas.

Yo, como soy un miserable Tubo, al que siempre que se acaba su rollo se le desecha o utiliza para las más inconfesables prácticas (desde las onanísticas hasta las más crueles e infamantes, como la de convertirme en un espantoso florero), he decidido cursarle una humilde visita y tratar de hacerme merecedor del perfumado contacto de su seguramente sabio recto.

Para ello le he hecho entrega de un presente, que represente su saber estar, su bien hacer y su mejor parecer. Un presente apropiado a las fechas en que estamos.

Señores y señoritas ¡cornás para toos y desbarradas por el centro para los memos (¿o era menos?)! ¡Que lo disfrute Borjamari y que nosotros lo leamos!

Por sus fieras y nobles acometidas. Por sus acertadas cornadas. Por sus polvos bien hechados. Borjamari's Honor et Gloria.


2003-07-16 06:32 Tubbo | Categoría: | 18 Comentarios | Enlace

Universo Tubosférico

Si les preguntasen el motivo por el cual los tubos, que vertebran los rollos de cocina, tienen mayor longitud, que nosotros los más chaparritos tubos de aseo íntimo, conocidos popularmente como de papel tordero y, en los ambientes académicos, por papel higiénico ¿sabrían ustedes explicar el motivo? Apostaría, sin miedo a equivocarme, que la mayoría de ustedes no reconocería la respuesta correcta, aún a pesar de haber sido inconsciente o conscientemente potenciadores, ante los fabricantes de tubos, de dicha discriminación.

Pero, seamos sensatos y no desvelemos el misterio tan rápidamente, que así les obligo a leer mis histerias hasta el final del texto.
Les dejaré un rato pensando sobre la razón de tan vital asunto -devanándose la sesera corderil, en el empeño de dar con la respuesta adecuada- y, mientras cabilan un poco sobre tamaño enigma, les platicaré del enorme descubrimiento, que recientemente acabo de hacer.

¿Es la Blogocosa del Pantano una ameba gigante?Cuando encontré en este espacio virtual, de la mano de un buen amigo al que he de agradecer hasta que me preste un trocito de su parca despensa para mis cuartillas ilustradas de WC, lo hice convencido de que el Universo, al que ahora me adhería, sería, en buena lógica, un tanto caótico pero incuestionablemente expansivo y con forma esférica o, cuanto menos, de ameba gigante o de Escherichia coli.

¡Vaya!, veo que ponen cara rara. ¿Les parece extraño un Universo Bitacoril con forma ameboide o bacteriana? ¿Es que acaso no sería mucho más raro concebirlo como un cuadrado plano, delimitado por un lagarto de cuerpo recubierto por símbolos planetarios?

o ¿quizás sea un e. coli simbionte, silencioso y terrorífico?Si nos atenemos a que, recientemente, he sido informado de que, según los entendidos, la "blogocosa" ya no es esférica y de que esta indefinición en el establecimiento de su verdadera y genuina forma, unida a un quítame allá esas impertinentes críticas, ha propiciado que se arme un cimborrio de "padre venga usted a verlo, que se me está hinchando la blogocosa del pantano esa"; yo, que no entiendo mucho de esto, ni de casi nada que no sea girar al ritmo del ventoseo de los humanos culetes (algunos realmente inconmensurables y expansivos), desde mi experiencia de intocable, el Universo Blogaril, además de demostrar ser muy canibal, se me representa con forma necesaria de TUBO y es que, sinceramente, no encuentro otra explicación a lo plasta, diarréico y rollo que pueden llegar a ser -con sus afortunadamente honrosas excepciones- la mayor parte de los temas que se exponen y luego, además, se comentan y recomentan.

Así que, partiendo de esta perspectiva y teniendo en cuenta la preciosa forma tubular de la Escherichia coli (ni se imaginan ustedes las de estas que habitan el universo de mierda en el que siempre se ha movido mi vida tubícola, ni la de diarreas sanguiñolentas, provocadas por ellas, que han pasado por mis perfumadas hojillas), ¿a qué viene extrañarse si, desde estas humildes e higiénicas líneas, reivindico un Universo Tubo para los blogs?.

Foto de familia, en plan GNUdista No, no se preocupen que no se me olvida que, al inicio de este escrito, habíamos planteado un enigma, aún por resolver, digno de un librote de los de Iker Jimenez.

Pues bien, ¿cuantos de ustedes dieron con la solución por la que los tubos de papel higiénico tenemos la menor longitud de nuestra familia de tubos espiral de uso doméstico (tubos de cocina, tubos de papel alumnio, tubos maritales, etc?

La respuesta es obvia y, particularmente, los hombres siempre dan con la solución acertada y es que, sobre todo con la primera meadita de la mañana, ¡cuan odiosas les resultan a algunos las comparaciones entre tamaños! ¿verdad?

Por si no lo sabían, las continuas cartas y llamadas de queja de ciertos consumidores poco dotados, unidas a la tradicional doble moral en cuestiones de sexo, que veía mal que las jovencitas se tuviesen que enfrentar a dimensiones poco usuales, obligaron a los fabricantes de tubos a reducir mis medidas hasta los actuales 10 cms de largo y los 5 cms de ancho que, bien mirado, estos últimos ¡para sí los quisiera más de uno de esos que caen en el timo "espamero" del alargamiento de pene!


2003-07-14 07:00 Tubbo | Categoría: | 2 Comentarios | Enlace

¡Fiesta, fiesta!

Hola, holita, hola.

Un saludo a todos y todas como, por supuest@, dirían los políticos y políticas en plena campaña electoral.

¡Por fín!, que no es lo mismo que ya era hora pero se le parece un huevo -lo que a los efectos oportunos viene a ser igual-, he alcanzado este mundo de la realidad virtual, habitualmente inaccesible para el mass media de los rollos de papel higiénico.

A meditarEs importante que entiendan esta particularidad de mi existencia, dado que he tenido la inmensa e inusual suerte de no ser sacrificado, por mi concienciado amo y señor (ese que me compró por unos míseros céntimos de euro con la escatológica y nada confesable intención de obtener placer del suave contacto de mis hojas en sus posaderas), al reciclaje de celulosa .

El caso es que espero encontrar aquí, en la blogocosa esférica esa que dicen los entendidos, un espacio desde el que aplicar mi rollo; un rollo que, por ser higiénico, es el que cualquier realidad cotidiana, venida a menos, requiere para su correcto aseo.
Así pues, apréstense, estimados amigos, a disfrutar de mi buen e higiénico rollito.

Supongo que conocerán ustedes sobradamente esa tradicional postura de meditación genuflexa, que conlleva el portar los cinturones sueltos y los pantalones y calzoncillos por los tobillos. Ustedes no se preocupen de nada más que un servidor hará el resto.
Como podrán observar, hay papel y tubito para echar el resto.


2003-07-12 09:25 Tubbo | Categoría: | 7 Comentarios | Enlace
© 2002 - 2003 Tubbo
Powered by Blogalia